Café vietnamita: origen y cómo preparlo

café vietnamita

Vietnam y el café tienen una larga relación. Hoy en día, Vietnam es el segundo productor mundial de café, y el primero de variedad Robusta. Pero antes de la época colonial, el café no era para nada conocido.

Los franceses introdujeron el cultivo del café y su consumo según sus propios gustos: oscuro, fuerte y con cuerpo. Al mismo tiempo, acostumbraban a añadirle leche y seguían preparando el café con leche también en Vietnam.

Pero debido al ambiente tropical, la leche fresca se agriaba rápidamente, lo que suponía un obstáculo para su consumo junto con el café. Para solucionarlo, se importó primero la leche condensada y luego se produjo localmente. Se trata de un tipo de leche al que se le quita la mayor parte del agua, aproximadamente el 60% del total.

Es más densa que la leche normal y dura meses sin abrir, y bastantes días después de hacerlo. Es ideal para los climas muy cálidos, ya que permite a los consumidores disponer de más tiempo para beberla.

Del café cultivado localmente y la leche condensada, nació el café vietnamita. Esta bebida es una mezcla de café tostado oscuro con un poco de leche condensada, lo que hace una agradable contraposición de café fuerte y amargo y leche dulce y espesa. El café vietnamita es un café de marcado contraste y particular sabor.

Equipo e ingredientes

Pero, ¿cómo se prepara? No se trata simplemente de un poco de leche condensada añadida al café, sino que tiene una forma concreta de elaborarse y un equipamiento específico. No puede hacerse con el equipo de café habitual que ya poseen la mayoría de los hogares.

El verdadero café vietnamita necesita un filtro que se conoce como phin. Se trata de una pequeña cafetera, formada por un filtro y una pequeña tapa. Puede contener suficientes posos de café para una sola taza de café vietnamita. Hoy en día, fuera de Vietnam, se encuentra fácilmente en las tiendas étnicas que atienden a las comunidades de Asia oriental en todo el mundo. No es muy complicado encontrarla.

Una vez que se tienes tu filtro phin, se necesita un buen café de tueste francés fuerte. Normalmente, este contiene tanto la variedad Robusta como la Arábica, y teniendo en cuenta que la mayor parte de la producción de café en Vietnam es de Robusta, es conveniente elegir una buena mezcla basada en Robusta para obtener un verdadero café vietnamita. Y, por último, pero no menos importante, unas cuantas cucharaditas de leche condensada.

Cómo hacer café vietnamita

Cuando todos los ingredientes estén listos, precalienta el filtro metálico y la taza que tiene debajo vertiendo un poco de agua hirviendo a través de él. Desecha esta agua. 

Añade aproximadamente una cucharada de posos de café en el filtro. Se puede añadir más, si se prefiere una experiencia aún más intensa, pero hay que tener cuidado de no usar demasiado y obstruir el filtro. 

Gira el filtro, suavemente, hasta que empiece a tener cierta resistencia. Esto lo bloqueará, dejándolo listo para la infusión. Coloca el filtro interior sobre los posos y presiona ligeramente hasta que sientas un suave crujido. 

Si hay un tornillo, utilízalo para apretar el filtro, siempre con suavidad. No presiones demasiado, ya que eso comprimirá los posos, dificultando o incluso imposibilitando la preparación.

A continuación, añade leche condensada en la taza o vaso donde quieras tomar tu café vietnamita. La cantidad es variable, según tu gusto. Al principio puede ser mejor añadir la leche después de preparar el café, para calibrar mejor la cantidad, pero la receta original pide que se añada antes. Unas cuantas cucharaditas deberían ser suficientes.

Una vez que la leche esté en la taza y la cafetera vietnamita esté encima, es el momento de preparar el café. Vierte aproximadamente 30 ml de agua hirviendo y deja que el café florezca durante 3-5 minutos. No revuelvas. 

A continuación, añade el resto del agua hirviendo (200ml o menos si lo quieres más concentrado), y pon la tapa en la cafetera. El agua comenzará a gotear en la taza, sobre la leche condensada. 

Deja que gotee durante el tiempo necesario. La preparación debería durar entre 8 y 10 minutos. Deja que se complete antes de tocar la taza. 

Antes de beber, remueve la leche condensada para que se mezcle con el café y disfruta de tu café vietnamita caliente.

Resumiendo

La peculiaridad del delicioso café vietnamita, en contraste con todos los demás tipos de bebidas a base de café, es doble: necesita leche condensada en lugar de leche normal y utiliza una cafetera de filtro que crea un café bastante concentrado, a diferencia de cualquier otra cafetera.

Así, el café vietnamita no utiliza ni el café elaborado normalmente, ya que el phin hará un tipo de café concentrado, ni la leche clásica. Algunas bebidas de café utilizan leche condensada (o nata) o un café muy concentrado, pero no ambos en la misma receta.

El sabor y la composición finales de un café vietnamita son, pues, únicos, y nacen de la unión de un café concentrado, con cualidades fuertes, intensas y audaces, y una leche densa y dulce, como es la condensada. Es a la vez amargo y dulce, denso y pesado en la boca.

Es la fusión perfecta de la tradición francesa del café con leche, tostado muy oscuro, con la tradición local y las necesidades del clima tropical. Si se toma caliente, como se hace normalmente por las mañanas en Vietnam, o frío, como es más habitual por las tardes, te proporcionará una experiencia original. Una unión perfecta de dos culturas cafeteras.

Aprende a preparar café como un barista

Todo sobre el mundo del café en tu correo